“Desnúdame”, el reality para buscar pareja desnudos en la cama
El cuerpo desnudo se está convirtiendo en un buen reclamo para las televisiones con el fin de ganar audiencia. Varios programas ya lo han utilizado como fórmula diferente para buscar pareja. Y, ahora, llega una nueva versión: “Desnúdame”. Un reality que se estrenará el próximo día 15 de enero a las 21.00 horas en DKISS y que tiene la particularidad de que los participantes tratarán de encontrar el amor mientras están desnudos en la cama.

El nuevo espacio

Este reality es la versión española del programa “Undressed”, que ha tenido un gran éxito de audiencia en otros países como el Reino Unido o Italia. Este espacio se centra en organizar citas a ciegas en las que los protagonistas tienen que conocerse sin ropa, es decir, desnudos. Y, además, el escenario también varía porque no se trata de islas desiertas o paradisíacas, sino que se verán en una cama.

“Desnúdame”, el reality para buscar pareja desnudos en la cama
El programa, que está producido por Discovery en colaboración con Magnolia TV, tendrá una duración de treinta minutos. En ese tiempo, la pareja irá recibiendo órdenes a través de una pantalla que estará situada frente a la cama, además de mostrarse en ella fotografías de sus vidas para que se pueda conocer a la persona con la que se tiene la cita y se propicie que surja el amor rápidamente. De esta manera, se produce un doble desnudo: el del cuerpo exterior y también el interior a través de esos vídeos o imágenes.

Al finalizar el tiempo, los participantes del reality deberán decidir si quieren continuar conociéndose o bien si, por el contrario, no desean volverse a ver, según haya trascurrido esta primera cita. Para ello, cada uno deberá presionar un pulsador para mostrar su opinión y, en función del resultado, vestirse y marcharse o bien quedarse más tiempo en la cama para seguir conociéndose.

Un programa diferente que también tiene un trasfondo de experimento social para comprobar si realmente es posible enamorarse de alguien en tan poco tiempo. ¿Saltará o no la chispa?